viernes, 28 de enero de 2011

¿Cómo pintar nuestra casa? Tonos oscuros


La semana pasada estuvimos viendo como pintar nuestra casa con tonos claros para potenciar la luz y el espacio. Hoy nos vamos al lado opuesto y nos centramos en los colores oscuros que darán nuevas sensaciones a nuestro hogar y crearán contrastes.

Actualmente, lo más recurrente es pintar una de las paredes de un tono muy intenso y las otras tres de ese mismo color, pero mucho más suave. En algunos casos como los rojos, lo mejor es pintar las otras tres paredes de blanco o beis. Con esto, estamos indicando cuál es la pared más importante de la estancia. Por ejemplo, en los dormitorios se utiliza para destacar el cabecero.



A la hora de pintar con tonos fuertes tenemos que ser conscientes de las emociones que estos colores ejercen sobre nosotros, por ejemplo el verde nos da optimismo, el rojo es un tono muy intenso que no aconsejan en habitaciones dedicadas al descanso y el violeta puede ayudar a relajarnos y concentrarnos. Aunque nos parezca mentira, la cromoterapia puede influir mucho en nuestra percepción de la decoración.

Si contamos con techos muy altos y muchísima luz, podemos pintar los techos de colores fuertes y dejar el resto de la estancia en blanco. Este tipo de colores también se usa para destacar muebles en tonos claros como el blanco o para reforzar la sensación de calidez como los naranjas, perfectos para los ambientes coloniales.

¿Os gustan los tonos oscuros? ¿Cómo habéis pintado vuestra casa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails